Mª José
24 febrero, 2017
Mª Carmen
24 febrero, 2017
Show all

Como madre, no se puede pedir más, cuando dejas a tu niño en la guarde, con la completa seguridad de que se va a sentir querido, mimado, que si llora siempre va a haber unos brazos que le consuelen, para mí eso no tiene precio. Pero además como profesional de la educación, pienso que cuando a esa entrega y vocación sumas el conocimiento, la actualización y la rigurosidad, el resultado es confianza y tranquilidad absoluta. En definitiva, desde cualquier punto de vista, madre o maestra solo os puedo dar las gracias por querer y educar a mis hijos.